martes, 24 de junio de 2008

POLICIA BALEA A JOVEN MAPUCHE

LA COMUNIDAD ' CACIQUE JOSE GUIÑON , DENUNCIA QUE HOY ( 22 de junio) LAS FUERZAS POLICIALES REPRESORAS DEL ESTADO CHILENO ALLANAN LA COMUNIDAD Y LA CASA DE LA MADRE DE LOS PRESOS POLITICOS MAPUCHE JUAN PATRICIO Y JAIME MARILEO SARAVIA LA LAMIEN LORENZA SARAVIA, DONDE BALEAN AL HIJO DE LA MACHI DE LA COMUNIDAD ADRIANA LONCOMILLA, EL JOVEN WEICHAFE JORGE MARIMAN LONCOMILLA , ESTUDIANTE DE ENSEÑANZA MEDIA, Y HIEREN GRAVEMENTE A CULATAZOS DE ARMAS DE FUEGO USADAS PARA EL CASTIGO … AL WEICHAFE Y JOVEN ESTUDIANTE LUIS MARILEO, EN LA CABEZA Y EL ROSTRO ELLOS ESTAN CON MULTIPLES CONTUSIONES POR LA GOLPIZA RECIBIDA POR ESTOS INFAMES EN ESTOS MOMENTOS CUANDO SON LAS 14 HRS HAY ENFRENTAMIENTOS QUE PUEDEN DERIVAR EN GRAVES CONSECUENCIAS PARA LA GENTE DE LA COMUNIDAD, EN ESTOS MOMENTOS EL HERIDO A BALA ES TRASLADADO AL HOSPITAL DE COLLIPULLI.SOLICITAMOS LA SOLIDARIDAD DE TODOS PARA DENUNCIAR ESTOS ABUSOS Y VIOLACIONES A LOS DDHH DE NUESTROS HERMANOS …EN ESTOS MOMENTOS LAS FUERZAS POLICIALES SIGUEN AL INTERIOR DE LA COMUNIDAD Y SE DESCONOCE HASTA AHORA EL MOTIVO DE ESTA NUEVA ARREMETIDA POLICIAL EN CONTRA DE NUESTRA COMUNIDAD. NOTICIA EN DESARROLLO …

¡¡¡ NI LAS BALAS NI LA CARCEL DETENDRAN NUESTRA LUCHA!!!

¡¡¡¡ MARRICHIWEU !!! COMUNIDAD MAPUCHE CACIQUE JOSE GUIÑON SECTOR PIDIMA

ERCILLA IX REGION CHILE

Fuente: Red Indoamerica

viernes, 20 de junio de 2008

Declaracion Publica de ACA

DECLARACIÓN PÚBLICA EN APOYO A ELENA VARELA
(Cineasta, actualmente detenida en la cárcel de Rancagua)

ACA Arte Contemporáneo Asociado, hace público su apoyo a la cineasta Elena Varela (Fundadora de la “Escuela de Todas las Artes”, el “Colectivo de Cine Ojo Film”, la “Orquesta Sinfónica de Niños de Panguipulli”, ganadora de múltiples premios entre los cuales destaca el apoyo de CORFO y CNCA a través del FONDART, para la realización de su Documental “Newen Mapuche”) y exige un pronunciamiento consistente del gobierno respecto de su situación, la devolución de todo el material incautado por la Policía de Investigaciones del documental “Newen mapuche” y otros, el término de la censura informativa sobre su caso y su libertad inmediata.
Su delito: Usar la cámara de cine para investigar desde hace cuatro años el conflicto del pueblo Mapuche con las empresas forestales y el Estado, para contar la mirada, el punto de vista y las razones de la lucha del pueblo Mapuche. A la vez, mostrar la represión y el atropello a los Derechos Humanos al que son sometidos dichos actores sociales. Recopilar material histórico y desarrollar el guión cinematográfico que le sirve de base para construir la película: “Newen Mapuche”.
El castigo: Requisamiento por parte de la Policía de Investigaciones de su trabajo y objetos recopilados durante estos cuatro años (material audiovisual, grabaciones, entrevistas, material de arte, banderas de época, lienzos, afiches, material escrito, guiones, diarios, libros, entrevistas a ex militantes, dirigentes mapuches y otros). Montaje de un relato mediático, así como de un cerco informativo en torno a su detención, denigrando su labor como cineasta y documentalista, y de paso la labor de todos los trabajadores audiovisuales, inculpándola injustamente de terrorista, asaltante, etc. Brutal detención, que recuerda la CNI de los años de la dictadura, su equipo técnico detenido de la manera más oscura, oficinas allanadas, destrozos, objetos requisados y, en lo personal, Elena Varela sujeta a interrogatorios, incomunicación y amenazas a su familia, hechos que han vulnerado el derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 19 número 12 de la Constitución Política del Estado y el de libertad y creación artística del artículo 19 número 25 del mismo cuerpo legal.
La exigencia: Intervenir en función de resguardar todo el material fílmico incautado, resguardar la integridad de las personas que aparecen registrados en dicho material, así como interceder por los derechos de Elena Varela como creadora para que pueda retomar su trabajo. En nombre del arte, la libertad de expresión, la dignidad de los artistas y su trabajo creativo, exigimos libertad inmediata para Elena Varela.

martes, 17 de junio de 2008

miércoles, 11 de junio de 2008

viernes, 6 de junio de 2008




Declaración Pública por Elena Varela, Cineasta

La Red Ciudadana Chile País Multicultural ha manifestado siempre a la opinión pública su anhelo de construir una sociedad más justa e integral, por lo que en relación a la detención de la cineasta Elena Varela, tiene el deber moral de manifestar su gran preocupación por la forma en que se han sucedido los hechos.

Elena Varela fue detenida en su casa - productora el pasado miércoles 7 de mayo por más de 30 efectivos policiales, con extrema violencia y destrucción de sus bienes. Actualmente se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de alta seguridad de Rancagua, acusada de pertenecer a una asociación ilícita para delinquir y de su supuesta participación en dos asaltos violentos ocurridos en 2004 y 2005. Hechos que se encuentran en etapa de investigación y aún no resuelto por tribunal alguno, por lo que le asiste el derecho a ser considerada inocente y a un juicio justo.

Sin embargo la prensa al dar a conocer estos hechos, y las autoridades consultadas al opinar al respecto, han criminalizado de forma anticipada a su persona, e incluso cuestionado su trabajo audiovisual y profesionalismo.

Elena fue detenida mientras trabajaba en un documental sobre la explotación maderera en la Araucanía y su efecto en las comunidades mapuche de la zona, denominado Newen mapuche y que ha sido financiado por Corfo y Fondart. Todo el material registrado en casi cuatro años de abnegada labor y otros trabajos anteriores, le fueron incautados por la Policía de Investigaciones de Chile al momento de la detención, y permanece en estas manos hasta el día de hoy. ¿Porqué, si la temática del documental no guarda relación alguna con los delitos que se le imputan? ¿Qué vinculación podría tener este material con los hechos investigados?

Nos preocupa, al igual que a todos los movimientos de cineastas y audiovisualitas que la apoyan, así como amnistía internacional que hoy se ha echo parte de este caso, el que con este acto violento y confuso se mal usen las filmaciones con otros propósitos, se atente contra el derecho a la libertad de expresión y la creación artística, y se vulnere la reserva de fuente que debe proteger a los participantes de su investigación: el pueblo mapuche.

No podemos en pro de la seguridad y la democracia permitir que se mezclen ni confundan las situaciones de las personas, más aun cuando se está ante una presunta participación de otros tipos de hechos ocurridos en contexto y fechas diferentes.

Su actual proyecto investigativo, es un gran aporte al país, y el material que a ella le preocupa se pierda en este requisamiento, es obligación de las autoridades entregarlo intacto y proteger la identidad de las personas que han dado su testimonio con reserva, ante posibles represalias o persecución por sus denuncias.

Sabemos que la ministra de Cultura, Paulina Urrutia, propuso al Fiscal Nacional medidas de protección del material audiovisual incautado por la policía a Elena Varela. Creemos que esta es una demanda justa y necesaria, que apoyamos plenamente, y a la vez insistimos en una restitución inmediata de los mismos, como debe garantizar un estado democrático a cualquier tipo de expresión que no constituya delito.

Quienes vivimos en Chile, tenemos derecho a conocer los distintos hechos interés en todas sus dimensiones. Reportajes documentales como éste, nos dan la oportunidad de conocer los hechos desde la otra perspectiva, aquella que no sale en los medios formales de comunicación.

Conocer la voz de los pueblos de Chile es reconocerlos en su diversidad, su riqueza cultural, sus identidades, el conocimiento local, sus derechos.

En ello trabajaba Elena.

lunes, 2 de junio de 2008

Patricio Guzman sobre Elena Varela


DOCUMENTAL Y DEMOCRACIA


Por Patricio Guzmán

Si un director de documentales resuelve hacer una película sobre el movimiento palestino Hamás y para hacerlo recibe subvenciones o recursos económicos de varias cadenas de televisión de Estados Unidos o Europa (dinero público o privado) está en pleno derecho de filmar el proyecto cinematográfico que ha concebido sin tener que dar explicaciones a nadie y menos ser acusado de malversación de fondos, agredido, humillado y encarcelado como le ha ocurrido a la cineasta chilena Elena Varela por filmar a los mapuche, que no poseen ni remotamente las armas y las ideas de Hamás.Esta misma libertad de imagen vale para los documentalistas que están haciendo películas sobre Afganistán, Córcega, Georgia, Irak, Bolivia, Bélgica, Chechenia, Líbano, Tibet, Cachemira y muchos otros lugares donde existen movimientos de reivindicació n nacionalista, ya que el papel del cineasta que hace documentales es filmar la realidad cualquiera que ella sea.

El Estado chileno aplica una ley antiterrorista heredada del régimen de Pinochet para meter en la cárcel a Elena Varela por hacer una película documental que denuncia el robo de tierras y los malos tratos de que han sido víctimas los mapuches desde la creación de la República de Chile y antes por los españoles. La operación es sostenida por un gobierno débil que no hace nada; deja que las cosas continúen adelante haciendo oídos sordos.

Hace dos años la policía mexicana golpeó, robó, vejó sexualmente, encarceló y después expulsó del país a otra documentalista chilena, Valentina Palma, por estar filmando la represión policial en una comarca cerca de la capital. En aquella época encontré personalmente a la ministra de cultura, Paulina Urrutia, mientras acompañaba a la presidenta en la ciudad de Madrid. Le entregué un sobre con todos los antecedentes del caso, pero no pasó nada. El gobierno de Chile no pudo reclamar nada al gobierno mexicano. ¿Ahora pasa lo mismo con Elena Varela? ¿Quién tiene las pruebas de que Elena Varela es asaltante de bancos o guerrillera como dicen las autoridades de la justicia? ¿Por qué se la mantiene presa e incomunicada? ¿Por qué la policía actúa como si detrás del documental de Elena Varela se escondiera un complot de alcance nacional? ¿Es que en los profundos bosques mapuches se oculta un ejército de liberación que está preparando el asalto a Santiago? ¿Cómo es posible que la policía use las imágenes de Elena Varela para acusar más tarde a los participantes del documental como delincuentes? ¿No tienen ellos derecho a expresar sus ideas?

Todo ello deja al desnudo una alarmante falta de libertad de expresión, revela unos procedimientos de la justicia y unas fuerzas del orden público que usan métodos propios de una dictadura y no las vías de un país democrático. ¿Cómo es posible que no seamos capaces de terminar con las conductas dictatoriales en un país que se considera moderno y dinámico, soberano y con un estado de derecho? Me indigna que esto ocurra en mi país; mi indigna como cualquier demócrata en cualquier parte del mundo. Me sumo a las exigencias de mis colegas cineastas: libertad para Elena Varela y la devolución de su material.

Patricio GUZMAN

París, 30 de mayo 2008